Consecuencias de la elección de Biden para América Latina y el Caribe

Por Gabriel Choque Miranda

Gabriel es egresado de la carrera de Relaciones Internacionales de la Universidad San Ignacio
de Loyola, de Lima (Perú). Es asistente de proyecto en el equipo de MundoSur.

Introducción

Las relaciones de Estados Unidos y América Latina han estado marcadas por tres visiones. La primera, “la idea del hemisferio occidental”, que alude a la existencia de valores, intereses, y metas comunes en América Latina ya que convoca a los pueblos americanos a integrarse y cooperar. La segunda visión, la irrelevancia de la región que alude al aparente desinterés de Washington, una América Latina de escaso valor para EE.UU. La tercera visión, la práctica imperialista en referencia a la voluntad de dominio militar y económico sobre América Latina. Con la reciente elección de noviembre de este año, la relación de Estados Unidos y América Latina estaría orientada con la primera visión, ya que el triunfo de Biden alude a la cooperación, ya sea con los migrantes del triángulo norte de Centroamérica, el vecino país de México, el tema ambiental con Brasil y la cuestión Cubana y Venezolana; más que con la segunda visión y tercera visión debido a que la prioridad de Biden sería la relación con China, la Unión Europea y sobre todo la pandemia.

Joe Biden y Kamala Harris en la portada de la revista Time, con la leyenda “Tiempo de sanar”, publicada en noviembre de 2020.

Joe Biden ha sido declarado el ganador a la presidencia, tras conseguir 306 votos electorales frente a los 232 de Trump y será el 46to presidente de los Estados Unidos. Esta elección norteamericana es relevante, puesto que tiene un gran peso económico, político y militar cuyas consecuencias directas o indirectas repercuten en el resto del planeta, en especial en Latinoamérica. Biden como presidente será el responsable de fijar la política exterior y, por tanto, es quien decide cual es el tipo de relación que se busca tener con Latinoamérica, por ejemplo, en la aplicación de normas que regulan aspectos sociales y políticos como la entrada de inmigrantes, el envío de remesas, entre otros. Por este motivo, el presidente electo se enfrentará al enorme desafío de recomponer las relaciones de Estados Unidos, con el mundo -y con Latinoamérica en particular- luego de las constantes tensiones de la administración de Donald Trump. En los siguientes apartados, se tocará los temas de migración, medio ambiente, y como estas repercuten en Centroamérica, Cuba, Venezuela, México y Brasil.

El presidente electo se enfrentará al enorme desafío de recomponer las relaciones de Estados Unidos, con el mundo -y con Latinoamérica en particular- luego de las constantes tensiones de la administración de Donald Trump.

Migración

La agenda de Trump con América Latina ha estado protagonizada por políticas migratorias como evitar la llegada de migrantes latinos a Estados Unidos, la separación de las familias migrantes de sus hijos a su llegada a la frontera y las sanciones a los países de origen (Ledger and Villahermosa, 2020). Biden, ha prometido revisar esa política para mejorar las condiciones en los países de origen de la migración. Para ello, propone una reforma del sistema de inmigración utilizando el programa de DACA para dar a los dreamers (soñadores) la oportunidad de continuar con sus vidas sin temor a ser deportados. Por ejemplo, hacer una reforma integral para nacionalizar a estos jóvenes que llegaron al país a una edad muy temprana, Biden y su equipo de expertos, que incluye a inmigrantes latinoamericanos, plantean un enfoque más amplio sobre problema de la migración para la región en general ya que abordarán la pobreza y la violencia, las causas fundamentales de la migración y la inestabilidad, impulsando la lucha contra la corrupción e invirtiendo en la creación de empleos y la mejora de la gobernanza (Londoño, 2020). Es así como en el tema migratorio no puede haber una política donde se vulnere los derechos de las personas ya que como dice el secretario general de naciones unidas Antonio Guterres “todos los migrantes tiene derecho a igual protección de todos sus derechos humanos”.

Centroamérica

El presidente electo afirma que fortalecerá el sistema de asilo y habrá una suspensión temporal de al menos 100 días en las deportaciones mientras se revisan las medidas implementadas por Trump. Por este motivo, prevé invertir y trabajar con los países centroamericanos para fortaleces sus sistemas de asilo, para que ellos también puedan ser parte de la solución (PRESS, 2020). Por otro lado, para combatir la corrupción se va a incrementar los esfuerzos y recursos en la agencia antidrogas DEA, el departamento de justicia y en el departamento del tesoro para combatir la corrupción en Centroamérica. Como herramientas se “quitarán visas, congelarán bienes y acusara a personas involucradas en corrupción, lavado de dinero o relacionadas con grupos criminales”. Se trabajará también con ministerios públicos de esos países, sus sistemas judiciales y la comunidad civil que ayudará en una reforma migratoria (Salomón, 2020).

Cuba

Cuba y Estados Unidos han mantenido una relación de amor y odio, desde el desastre de Bahía de Cochinos, la crisis de los balseros, la reanudación de las relaciones diplomáticas con Obama y la reciente imposición de nuevas sanciones bajo la administración de Trump. Con el cambio de administración, se espera que se volverá a implementar una parte de la “política de acercamiento” lanzada por el expresidente Barack Obama, fomentando los vínculos familiares a uno y otro lado del estrecho de la Florida, es decir, que exista “más conexión con Cuba porque se considera que el aislamiento y el embargo económico no ha conducido a la democracia ni al respeto de los derechos humanos” (PRESS, 2020). En consecuencia, restablecer las relaciones económicas y el levantamiento del embargo comercial y financiero ayuda a Estados Unidos a frenar la influencia de Rusia, China y Venezuela que tienen una relación cercana con la isla. Por esta razón, Biden podría buscar temas en común con Cuba, por ejemplo, revertir algunas restricciones a los viajes y las transferencias de dinero implementadas por Trump.

Venezuela

Así como en Cuba, en Venezuela abriría un nuevo giro a la política estadounidense ya que se levantaría las sanciones económicas que no afectan tanto a los líderes o empresas vinculadas a los líderes del régimen, como a la población civil. Biden apoya al uso de las sanciones como parte de una estrategia más amplia porque considera que por sí solas no funcionan. Por ejemplo, utilizar las sanciones con el propósito de incrementar la presión multilateral para que el gobierno se siente en una mesa de negociaciones con la oposición. En los temas como el envío de remesas, probablemente retire de la mesa la amenaza del uso de la fuerza para lograr un cambio de régimen en el país. Por consiguiente, hará uso de un enfoque multilateral a Venezuela, las sanciones contra líderes políticos y militares del régimen venezolano continuaran y hasta incluirán a más personas, aunque el flamante gobierno demócrata seguramente mirará más al grupo de Rio y aprobara un régimen especial migratorio para los venezolanos en suelo estadounidense. (Carpineta, 2020). En resumen, Venezuela continuara siendo prioritario para la nueva administración, pero queda definir la forma para promover una transición democrática, como lograrlo y con qué instrumentos (Aguirre, 2020).

México

El nuevo mandatario considera que “México es un país de importancia estratégica para Estado Unidos”, tanto en temas comerciales como de migración y para combatir la pandemia del nuevo coronavirus es por esa razón es de esperarse que busque relaciones de respeto mutuo y de colaboración. Sin embargo, el principal cambio estaría en temas de inmigración ya que va a parar la construcción del muro y la retórica cambiaria de inmediato. Uno de los cambios que podrían venir es el de la política del asilo para que los inmigrantes ya no tengan que esperar en territorio mexicano hasta que sus casos sean atendidos en las cortes migratorias estadounidenses (PRESS, 2020). En las relaciones bilaterales con México -en comparación de Donald Trump- el discurso sería más tibio, sin amenazas ni chantajes, de una cooperación profunda dando un rol significativo al tema laboral y medioambiental. Por ejemplo, el tratado T-MEC (México-Estados Unidos-Canadá) que sirve para sustituir el viejo tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no se vería amenazado con la elección de Biden ya que propone un plan para apoyar las energías limpias que el electo presidente apoya y ve con buenos ojos ya que va en concordancia con su discurso de cuidado del medio ambiente.

Brasil y el tema ambiental

El extremista de derecha Bolsonaro pierde un aliado fundamental y será el país más afectado en su relación con EE. UU., ya que el líder brasileño era favorecido por Trump. Ahora, el gobierno de la segunda economía más grande del continente deberá acomodarse a la nueva administración y su agenda, contraria a la del republicano (Pagni, 2020). Por ejemplo, el demócrata planea la creación de un “fondo internacional de 20.000 millones de dólares para preservar la amazonia en Brasil” y que el gobierno conservador asentado en Brasilia enfrentaría consecuencias económicas si no logra frenar la deforestación. En consecuencia, la Casa Blanca buscaría fomentar la unión en torno a un compromiso para desacelerar el calentamiento global, un imperativo que ya ha causado conflicto con Brasil, uno de los actores más relevantes en políticas ambientales. (Londoño, 2020). Por ende, las esperanzas entre los fervientes defensores de tomar medida contra el cambio climático en Biden es su política ambiental que plantee con respecto a Brasil.

Conclusiones

De las tres versiones de vínculos entre Estados Unidos y América Latina es esperable que el nuevo gobierno demócrata se incline por la primera visión: con la idea de que exista valores, intereses, y metas comunes en América Latina convocando a los pueblos americanos a integrarse y cooperar en este caso en cuestión de los migrantes y medioambiente. Además, la primera visión representa un respiro para las cancillerías latinoamericanas debido a las tensiones creadas por Trump en la región. El ahora electo presidente, tendrá la tarea de recomponer las alianzas y convencer a los dos presidentes de países clave como México y Brasil que abandonen sus políticas populistas para que se empiece una nueva etapa de esperanza para América Latina y el Caribe.

Con la elección de Biden como presidente de Estado Unidos, se volvería a la política exterior que impulso el gobierno de Barack Obama en donde la inmigración y política ambiental ocuparon un espacio importante y también podría significar cambios en la relación con Venezuela, Cuba, México, y el llamado Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras).

Centroamérica tiene la mejor oportunidad para crecer, para ello Biden tiene una estrategia regional integral de cuatro años de 4 mil millones de dólares, la movilización de inversión privada en la región, el mejoramiento de la seguridad y el Estado de derecho. Además, buscaría combatir la corrupción, priorizar la reducción de la pobreza y el desarrollo económico brindando programas de capacitación, impulsando el desarrollo del capital humano, así como, la asistencia técnica a través de la agencias de cooperación internacional.

La nueva administración tiene el compromiso para desacelerar el calentamiento global, un imperativo que ya ha causado conflicto con Brasil, uno de los actores más relevantes en políticas ambientales. El plan de Biden consiste en crear un nuevo pacto verde con un programa de 1,7 trillones de dólares para afrontar el cambio climático y conseguir la ansiada revolución de energía limpia y justicia ambiental. Finalmente, los desafíos que tiene el nuevo mandatario va más allá de la migración, la crisis medioambiental, sino que también tiene que ver la economía, el crimen nacional e internacional organizado, la corrupción, el crecimiento del empleo informal, la sustitución de empleo humano por robotización y las pandemias que son temas que precisan una gestión urgente en América Latina y el Caribe.

Bibliografía

  1. Aguirre, M., 2020. Estados Unidos Y América Latina A Partir De Las Elecciones De Noviembre. Esglobal – Política, Economía E Ideas Sobre El Mundo En español. [online] Esglobal.org. Available at: <https://www.esglobal.org/estados-unidos-y-america-latina-a-partir-de-las-elecciones-de-noviembre/> [Accessed 12 November 2020].
  2. Belchi, A., 2020. ¿Qué Cambiará En América Latina Si Trump Es Reelegido, O Biden Gana La Presidencia?. [online] Voice of America. Available at: <https://www.voanoticias.com/eeuu-vota/economia-inmigracion-impacto-elecciones-eeuu-america-latina> [Accessed 11 November 2020].
  3. Biden, J., 2020. El Plan De Biden Para Fortalecer La Seguridad Y La Prosperidad En Colaboración Con Los Pueblos De Centroamérica | Joe Biden For President: Official Campaign Website. [online] Joe Biden for President: Official Campaign Website. Available at: <https://joebiden.com/es/el-plan-de-biden-para-fortalecer-la-seguridad-y-la-prosperidad-en-colaboracion-con-los-pueblos-de-centroamerica/> [Accessed 13 November 2020].
  4. Carpineta, M., 2020. Biden Vs Trump: América Latina Se Juega Solo Un Cambio De Estilo. [online] Telam.com.ar. Available at: <https://www.telam.com.ar/notas/202010/528273-elecciones-en-estados-unidos-politica-exterior-relacion-con-america-latina.html> [Accessed 13 November 2020].
  5. Ledger, G. and Villahermosa, L., 2020. Elecciones En Estados Unidos 2020: ¿Qué Esperar Para América Latina?. [online] Americaeconomia.com. Available at: <https://www.americaeconomia.com/politica-sociedad-politica/elecciones-en-estados-unidos-2020-que-esperar-para-america-latina> [Accessed 15 November 2020].
  6. Londoño, E., 2020. Los Planes De Biden Para América Latina: Combatir La Corrupción, El Cambio Climático Y Fomentar Las Inversiones. [online] Nytimes.com. Available at: <https://www.nytimes.com/es/2020/10/28/espanol/america-latina/joe-biden-politica-exterior.html> [Accessed 10 November 2020].
  7. Malamud, C. and Núñez, R., 2020. Las elecciones presidenciales de Estados Unidos y América Latina. Realinstitutoelcano.org. Available at: <http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/ari114-2020-malamud-nunez-elecciones-presidenciales-de-estados-unidos-y-america-latina> [Accessed 10 November 2020].
  8. Pagni, C., 2020. La Elección En EEUU Y Su Posible Impacto Para América Latina. The Dialogue. [online] The Dialogue. Available at: <https://www.thedialogue.org/analysis/la-eleccion-en-eeuu-y-su-posible-impacto-para-america-latina/> [Accessed 7 November 2020].
  9. PRESS, A., 2020. ¿Cambiará La Política De EE. UU. Para Latinoamérica Desde 2021?. [online] Los Ángeles Times en Español. Available at: <https://www.latimes.com/espanol/eeuu/articulo/2020-10-22/cambiara-la-politica-de-eeuu-para-latinoamerica-desde-2021> [Accessed 11 November 2020].
  10. Russell, R. (2006). América Latina para Estados Unidos:¿ especial, desdeñable, codiciada o perdida. Nueva Sociedad, 206, 48-62. Recuperado de http://www.historiapolitica.com/datos/biblioteca/russell.pdf
  11. Salomón, G., 2020. ¿Cambiará La Política De EEUU Para Latinoamérica Desde 2021?. [online] AP NEWS. Available at: <https://apnews.com/article/noticias-fa746346a68c8d30b51d85a8bc779b8e> [Accessed 20 November 2020].

2 comentarios en “Consecuencias de la elección de Biden para América Latina y el Caribe

  1. Dilcia Valencia Responder

    Muy buen artículo, felicito al columnista. Lenguaje claro con información relevante; especialmente para poder ver cuál será el comportamiento de EUA hacia LATAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *